Primera Guerra Mundial

Historia de la Gran Guerra

Tanque

Las condiciones de lucha en el frente occidental incitaron al Ejército Británico a comenzar la investigación de un vehículo autopropulsado que pudiera cruzar trincheras, derribar alambradas y fuera impenetrable al fuego de las ametralladoras.

Aunque inicialmente se los denominaba buques de tierra, los primeros vehículos fueron llamados coloquialmente transportes de agua y más tarde tanques, para mantenerlos en secreto. La palabra tanque fue utilizada para dar la impresión a los trabajadores de que estaban construyendo contenedores de agua móviles para el Ejército Británico en Mesopotamia.

El primer caso de carro operativo fue cuando el Ejército Británico llevó un Mark I al combate durante la Batalla del Somme, el 15 de septiembre de 1916. Los franceses desarrollaron el Schneider CA1 y se utilizó por primera vez el 16 de abril de 1917 que, después de los malos resultados demostrados, fue substituido paulatinamente por el Renault FT-17. Este último instituyó el que sería el formato estándar de un tanque: una base blindada con tracción de orugas y una torreta giratoria que lleva instalada el armamento principal. La primera vez que se emplearon tanques masivamente durante un combate fue en la Batalla de Cambrai, el 20 de noviembre de 1917.

 

Las fuerzas alemanas sufrieron el choque y carecían de armas contra los tanques, aunque descubrieron la munición antitanque y el uso de trincheras más anchas para limitar la movilidad de los tanques británicos.

La evolución de las condiciones en el campo de batalla y la falta de fiabilidad continuada forzaron a los tanques aliados a continuar desarrollándose durante el resto de la guerra, produciendo nuevos modelos como el Mark V, que podía abrirse paso ante obstáculos grandes, especialmente trincheras amplias.

Alemania presentó una pequeña cantidad de tanques, principalmente capturados, durante la Primera Guerra Mundial. Sólo llegaron a producir aproximadamente veinte tanques de su propio diseño, el Sturmpanzerwagen A7V.

Anuncios

Resumen

Países

Los dos bandos del conflicto fueron: la Entente o Aliados y los Imperios Centrales.

España durante la Primera Guerra Mundial

El gobierno español; consciente de su debilidad militar tras el desastre del 98 y librando una guerra colonial en el norte de Marruecos, además de tener graves tensiones políticas en el interior del país que darían lugar a la Crisis española de 1917; decidió mantener la neutralidad, que duró todo el conflicto. Aunque acabó simpatizando con los Aliados, debido a los hundimientos que causaban los submarinos alemanes a los mercantes españoles. La guerra produjo un gran crecimiento económico en España porque se convirtió en suministrador de materiales y recursos a países beligerantes de ambos bandos.

Alfonso XIII (Rey de España y Jefe del Estado Español durante la Primera Guerra Mundial)